Mis clases en el Conservatorio Superior de Córdoba

Desde el año 2003 vengo desarrollando mi labor docente en el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba (España). Una resonsabilidad que me ha espoleado en todo este tiempo a estudiar y a profundizar en el repertorio, a perfeccionar mi técnica, y, en especial, a seguir en activo sobre los escenarios. Creo que todo eso ha alimentado insconscientemente mi trabajo con los alumnos y las alumnas que han pasado por mis alulas en este tiempo.

En la actualidad imparto tres asignaturas: El instrumento principal, Evolución de la literatura y técnica del instrumento y Música de Conjunto.

En mis clases individuales procuramos trabajar un repertorio amplio y variado en cada curso a través de un importante número de obras y estudios que abordamos en distintos grados de profundización, desde la simple lectura hasta el trabajo más pormenorizado. De ese total, que denominamos programa de clase, seleccionamos aquellas piezas y estudios que mejor se adapten a las peculiaridades del alumno o que nos resulten más interesantes, y de ahí se establece el repertorio de examen que es, en definitiva, una concreción del repertorio de clase. El objetivo es no limitar el trabajo a un número muy reducido de piezas, como a veces suele ser habitual. En mi opinión los alumnos en este periodo deben de hacer un trabajo de fondo que les permita abordar la riqueza de aspectos técnicos y musicales de la guitarra, y eso no es posible si no se hace desde una visión amplia del repertorio.

la foto-39

Algunos de mis alumnos de Música de Conjunto del curso 2014/2015

Son varios los principios que aplico en mis clases y que se podrían resumir en los siguientes enunciados:

  • La técnica es fundamentalmente un hecho mental.
  • La interpretación es un acto de introspección que proyectamos hacia el exterior.
  • La memoria de una pieza es el primer paso, no el último, y es el resultado de un control consciente de los elementos técnicos y musicales.
  • Estudia la partitura sin guitarra y estudia la guitarra sin partitura.
  • La digitación es el arte de encontrar el gesto mecánico que mejor contribuya al gesto musical y a la coherencia tímbrica.

No es este el lugar ni habría espacio aquí para desgranar estas ideas, sin embargo permitidme algunas reflexiones: La técnica tiene un componente mecánico –que es indudable que hay que trabajar– sin embargo creo que el prinicipal músculo del intérprete es su cerebro. Solo desde una estrategia de estudio que permita tomar conciencia de los movimientos podremos alcanzar un dominio de las piezas trabajadas. Por otra parte el sonido real es la concreción del sonido imaginado: tenemos que aprender a escuchar en nuestro interior y proyectar ese sonido a través de la voz de la guitarra.

Hasta aquí puedo contar, si quereis saber más os espero en mis clases…

¡Un abrazo!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles Sociales

Perfiles Sociales