Música para Ricardo Molina

Este año (2017) se cumple el centenario del nacimiento del poeta cordobés Ricardo Molina (1917-1968), fundador del grupo Cántico. Una antología de su obra que circulaba en casa de mis padres fue, cuando yo era un adolescente, la puerta por la que accedí al placer solitario de la lectura poética: había algo en sus versos que conectaba con mis sentimientos más íntimos y mi carácter, tendente a la melancolía. Cuando surgió la posibilidad de ofrecer un concierto con mi querida Carmen Blanco –habíamos vuelto a coincidir en un escenario a propósito de un sentido homenaje que se le tributó en “su” conservatorio– sentí el impulso de escribir algunas canciones para ella, y hacerlo sobre versos de Molina. A partir de unos antiguos borradores de canciones corales que nunca terminé me puse manos a la obra. Fue durante este verano (la última canción la terminé en pleno Pirineo leridano) cuando di forma definitiva a estas canciones.

concierto Carmen Blanco

El pasado día 26 de enero y en un espacio tan singular como el Salón Liceo del Círculo de la Amistad de Córdoba, Carmen y yo estrenaremos este ciclo de 4 canciones, al que he titulado Cántico, junto a una selección de obras de Rodrigo, Granados y García Lorca. Aquí podéis escuchar el audio de aquel estreno:

Javier RIBA (-1974)

Cántico (2016)*

sobre poemas de Ricardo Molina

– Destino

– Soledad

– Azotea

– El deseo

* Ciclo de canciones dedicadas a Carmen Blanco, primera audición.

Este es el cartel que editaron en el Real Circulo de la Amistad para publicitar el concierto. La imagen es un precioso retrato que el pintor Pedro Bueno realizó de Carmen Blanco en los años 80.

16107198_1203486699687695_1870377277129045436_o

El concierto, al que asistió numeroso público, tuvo un eco en la prensa local (diario Córdoba, 28-I-2017) gracias al escritor Francisco Solano, al que agradecemos desde aquí su amabilidad y su exquisita sensibilidad. Aquí un extracto y un enlace a su publicación:

[…] En el Salón Liceo se congregó un público atento, con las sillas dispuestas en semicírculo, como un abrazo cálido en la noche fría. Arropada por la guitarra aterciopelada y nítida de Javier Riba, la voz de Carmen sonó goyesca en las tonadillas de Granados, pastoril en los villancicos de Rodrigo, elegantemente andaluza en las canciones españolas del mismo compositor y graciosamente popular en las canciones españolas antiguas armonizadas por Lorca, que tanto le habíamos escuchado acompañada al piano por Rafael Quero. Y sonó emocionada en el estreno de los cuatro poemas de Ricardo Molina, cantados sin la interrupción de inoportunos aplausos, por favor, para no romper la atmósfera de las obras, culminadas con El deseo, una llamarada cálida y vibrante pese a que su autor la ultimó en el Pirineo leridano, según su propia confesión.[…]. Francisco Solano Márquez

concierto2

Véase la publicación pinchando aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles Sociales

Perfiles Sociales